El capitalismo en Honduras

Marcio Enrique Sierra Mejía

El desarrollo del capitalismo en Honduras es un proceso que a diferencia de otros países no ha sido el camino para salir del atraso. En nuestro caso, la burguesía y el Estado no han sabido construir el camino capitalista capaz de conducirnos hacia la integración de nuestras estructuras productivas y sociales.

Tenemos momentos o ciclos económicos que nos permiten alcanzar niveles satisfactorios de crecimiento económico que, sin embargo, no producen todos los efectos positivos que pueden esperarse. En esta época, por ejemplo, se dice que estamos experimentando un crecimiento acelerado pero que no implica la transformación de las estructuras desiguales y polarizadas que se mantienen desde que los ancestros de algunas familias como la del Presidente Manuel Zelaya, colonizaron este país.

Actualmente, seguimos enmarañados en un círculo vicioso de extremas estructuras productivas en el que por un lado, existe un millón setecientos cincuenta mil personas que viven con ingresos menores de 500 lempiras al año, mientras que, en la otra parte, menos de diez mil personas, viven con ingresos mayores a los cien mil lempiras mensuales. Aún coexistimos con comunidades rurales que no conocen la luz eléctrica con todo lo que ello implica, mientras que en otras, el acceso al internet es por la vía de la fibra óptica.

El capitalismo que la burguesía y el Estado están promoviendo en Honduras reproduce permanentemente esas grandes disparidades de productividad intersectorial, con el agravante de hacerlo, en un continuado patrón de endeudamiento y una escasa generación de empleo. Seguimos transplantando procesos capitalistas cuya lógica de funcionamiento no logran integrarse a nuestra “anatomía” y fisiología social”. Se nos transfieren productos terminados sin que tengamos la posibilidad de conocer, entender y asimilar, los factores materiales y espirituales que hicieron posible que el capitalismo madurara con éxito en esos países altamente desarrollados (Pipitone, 1994).

En la actualidad, el desarrollo capitalista en Honduras está causando más bien una complicación mayor en las deformaciones estructurales existentes que dificultan nuestras posibilidades de organización social y productiva. Ahora, es más difícil la marcha sincrónica de la sociedad, la economía y la política. Nos estamos urbanizando velozmente pero sin desarrollarnos industrialmente, la industria que tenemos se ha rezagado e innovado muy poco, la agricultura crece sin integrarse y con alta deficiencia, la democracia mantiene los cimientos oligárquicos e incluso autocráticos.

La modernidad que causa el capitalismo en nuestra nación es desequilibrada, “implica una cadena de procesos que operan en el sentido de alimentar agudos desequilibrios entre tecnologías prevalecientes y dotación de recursos disponibles, entre estructura de la oferta y composición de las necesidades sociales, entre áreas de empleo protegido y extensas áreas de subempleo, entre empresas de alta y empresas de bajísima productividad, entre dotación de servicios sanitarios de elevada calidad en los mayores centros urbanos y ausencia de enfermeras o parteras en extensas áreas territoriales” (Pipitone, 1994, pág. 25).

El problema central de nuestro capitalismo es que perpetúa el subdesarrollo no como un problema de insuficiencias sino como el agravamiento de deformaciones. Resultado inevitable de la incapacidad que tiene nuestra clase capitalista hondureña y del Estado para concebir y desarrollar una visión de país que conduzca nuestro proceso de  desarrollo por un camino alternativo. Un camino que ya puede ser capitalista influyente del tipo sueco o el de Dinamarca o del socialista como el de China que ha demostrado éxitos notables en el terreno de la salida del subdesarrollo.

El problema con el socialismo, es que aún no resuelve las debilidades que demuestra respecto al desarrollo de iniciativas individuales y colectivas que logren convertir a nuestra sociedad en un espacio humano donde se promueve la experimentación, la creatividad y la competencia.

Comments are closed.

 
 
 
Revistas:     CHEQUE | Onda Deportiva | Vivela | Extra Entretenimiento