El Jicarito Refugio de vida silvestre, laguna de invierno y emporio camaronero

* Es una de las principales áreas protegidas de Choluteca y parte del Sitio RAMSAR 100 de la ONU

Por: Ramón Wilberto Nuila Coto
Email:
ramonnuila@yahoo.es

TEGUCIGALPA.- Desde septiembre hasta enero, meses de altas precipitaciones en la zona sur de Honduras, ocurre en las depresiones naturales cercanas a los estuarios, un crecimiento del nivel de las aguas lo suficientemente grande para ser considerado como laguna. Son las mundialmente famosas lagunas de invierno. El Jicarito es una Area de Manejo de Hábitats y Especies declarada como tal a través del Decreto Legislativo No. 5-99-E de 1999. Posee una extensión territorial de 6,897 hectáreas y se encuentra localizada entre los municipios de Choluteca y Namasigüe en el departamento de Choluteca.

SITIO RAMSAR 100

Algunas de las aves que se pueden observar en El Jicarito.

El Area Natural Protegida Hábitat – Especie “El Jicarito”, forma parte integral de las áreas protegidas y humedales del Golfo de Fonseca incluidas en lista No. 1000 de humedales de  importancia internacional de la Convención RAMSAR de la ONU, desde junio de 1999. También en el año de 1994, Honduras aprobó el Decreto 183-94, sobre el “Convenio para la Conservación de la Biodiversidad y Protección de Areas Silvestres Protegidas en América Central”, el cual tiene como propósito desarrollar las áreas naturales de la Reserva La Fraternidad o Trifinio, Golfo de Honduras, Golfo de Fonseca, El Pital, Reserva Solidaridad y Reserva de la Biosfera Río Plátano y Cayos Misquitos”.

 Los límites específicos del área son los siguientes: al norte Playa Los Tres Ganchos; al sur Granjas Marinas San Bernardo, Estero El Pedregal área de manejo H/E San Bernardo y comunidad de Montecristo; al este comunidades de Los Tanques, El Garcero y El Teonostal en el municipio de Namasigüe: y, al oeste Camaroneras Ibemar, Camaronera Fonseca, Honduras Camarón, La Jagua, Caderpa y comunidad de El Prieto.

Los manglares existentes en esta área se enmarcan en la zona de San Bernardo, específicamente en la sub zona de El Pedregal. Es un refugio de reptiles y aves. Este bosque está próximo a las bordas de las lagunas de las granjas camaroneras. Este sistema lagunar de invierno está integrado por las lagunas de La Alemania, El Jicarito, Guamerú, Playa Negra, El Quebrachal, Montecristo y los playones de Tionostal y El Garcero, que en invierno son utilizados para la pesca y son refugio de aves migratorias.

Entre las comunidades de pobladores de la zona están: El Obraje, Los Prados, Chagüitón, El Quebracho, Santa Emilia, Yorolán, San Jerónimo, Tierra Blanca, Cabaña, Vuelta del Cerro, Los Rincones, San José de la Landa, San Rafael, Namasigüe, Santa Irene y El Tulito.

PLAN DE MANEJO

Pescadores artesanales faenando en una de las lagunas de invierno de esta área protegida.

Para esta área protegida se elaboró un plan de manejo para un periodo de cinco años, considerando los objetivos de protección, uso sostenible, ecoturismo y participación de la sociedad: a) Proteger la integridad de los ecosistemas para asegurar la permanencia de los diferentes hábitats y especies de flora y fauna asociadas a los mismos; b) Proveer a las comunidades locales oportunidades para el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales mediante prácticas productivas mejoradas y compatibles con la categoría de manejo; c) Brindar a la sociedad local, hondureña e internacional oportunidades y facilidades para el disfrute de la belleza escénica, así como de educación ambiental; d) Generar un espacio común alrededor del cual la institucionalidad relacionada con el manejo del área protegida pueda coordinar y consensuar las principales medidas para la sostenibilidad de los ecosistemas representados en el área.

Hay definidas  zonas cuya funcionalidad es congruente con el Plan de Ordenación del Bosque de Mangle del Golfo de Fonseca: zona de conservación para la preservación del bosque de mangle y una sub zona de recuperación para considerar aquellos sistemas que por su importancia ecológica requieren de acciones de protección y restauración (playones como sitios de anidamiento); para efectos de reglamentar el uso de los recursos que tradicionalmente se ha realizado por los diferentes actores del área, se considera una zona de uso múltiple que incluye dos sub zonas según niveles de intervención permisible; sub zona de uso intensivo (lagunas de invierno como fuentes de recursos pesqueros) y sub zona de uso extensivo (esteros que sustentan actividad pesquera, de transporte y de ecoturismo pero de baja intensidad).

El costo total de las actividades programadas asciende a un total de 4.7 millones de lempiras cuya ejecución está proyectada para cinco años. El CODDEFFAGOLF (Comité para el Desarrollo y Defensa de la Flora y Fauna del Golfo de Fonseca) vela por la conservación, protección y manejo de los recursos naturales y sus ecosistemas terrestres y marinos. Se cuenta con un Convenio de Cooperación Técnica para el Manejo de las Áreas Protegidas con la Administración Forestal del Estado AFE – COHDEFOR.

Manglares, estuarios, lagunas y playones

Una de las iguanas verdes que abundan en este hábitat de vida silvestre.

Según el diagnóstico y zonificación preliminar de los bosques de mangle del Golfo de Honduras, los manglares existentes en esta área se enmarcan en la zona de San Bernardo, específicamente en la sub zona de El Pedregal, donde se ha establecido, en primer orden de sucesión, la Avicennia sp, asociado con Rhizophora, formando asociaciones más comúnmente de Avicennia- Rhizophora sp y Rhizophora–Avicennia sp de buena regeneración, así como también pequeñas áreas con vegetación en estado estrés o enano y playones; actualmente es un sitio de refugio de reptiles y aves, este bosque está próximo a las bordas de las lagunas de las camaroneras.

En el área protegida se destacan dos estuarios cuyos principales usos son vías de comunicación marítima, pesca, senderos turísticos. El Pedregal, con 6.2 Km de longitud, El Garcero con 12.5 Km. en el mes de septiembre hasta enero, meses de altas precipitaciones en la zona sur del país, se forma en las depresiones naturales cercanas a los estuarios, un crecimiento del nivel de las aguas lo suficientemente grande para ser considerado como laguna. Este cuerpo de agua interactúa con las aguas de las mareas, creando mareas temporales, un hábitat especial que forma detritos orgánicos, fitoplancton y zooplancton.

Según PREPAC 2004, las lagunas de invierno son definidas como “depresiones por debajo de marea alta que mantiene conexiones con el mar, perdiendo casi su totalidad de espejo de agua en el verano y recuperándolo en invierno por medio de las lluvias. Son refugios de aves y son muy utilizados por la pesca artesanal”.

Esta dinámica se vincula desde miles de años, al hábitat ideal para anidamiento de aves marinas costeras, tanto nativas (endémicas) como migratorias (México, USA y Canadá) que reconocen estas formaciones de agua. Este sistema lagunar de invierno está integrado por las lagunas de La Alemania, El Jicarito, Guamerú, Playa Negra, El Quebrachal, Montecristo y los playones de Tionostal y El Garcero, que en invierno son utilizados para la pesca y es un refugio de aves migratorias.

Las lagunas son zona de importancia turística debido a su atractivo ecológico como ser la gran diversidad de aves migratorias que las visitan. Según observaciones de expertos, en la zona se reportan las siguientes especies de aves: Garcita blanca, garza nocturna, garzón cenizo, garcita morena, garza tigre, caracara, cigüeña, cormorán, jacana, pelícano, soldadito, ibis blanco, ibis oscuro, alcaravanes, así como garrobos e iguanas.

Acceso al  Area de Manejo de Hábitats y Especies El Jicarito y el centro para los visitantes ecoturistas.

Recientemente se restauró el centro para los visitantes y se ofrecen  facilidades de ecoturismo, por parte de la oficina del Comité para la Defensa y Desarrollo de la Flora y Fauna del Golfo de Fonseca (CODDEFFAGOLF), ubicada en San Lorenzo, Valle.

El Jicarito se localiza en la vertiente sur de Honduras, dentro de la cuenca del río Choluteca; la principal influencia de drenaje la constituyen los ríos Choluteca y Sampile, y las quebradas La Chorrera, Quebrada Seca, Santa Cruz y Gallardo (siendo también éstas las principales fuentes de agua dulce que abastecen el Golfo de Fonseca).

Uno de los principales problemas reportado para los esteros es el aterramiento o azolvamiento, así como los cambios en la calidad del agua por los vertidos sobre los mismos. Este último aspecto es uno de los puntos de mayor discrepancias entre las empresas camaroneras y los pobladores, ya que se asume que los vertidos de químicos como la cal y el cloro originan el problema en mención; sin embargo, las empresas aducen que estas observaciones no consideran los estudios que sobre calidad de agua que se han realizado en la zona.

Las municipalidades de Namasigüe y Choluteca tienen la atribución de suscribir convenios con instituciones del gobierno para promover la utilización adecuada de los recursos naturales y la ejecución de actividades de control y regulación del desarrollo urbano y uso del suelo.

Ver galería

 

Comments are closed.

 
 
 
Revistas:     CHEQUE | Onda Deportiva | Vivela | Extra Entretenimiento