Yadira Bendaña Flores

**Liberal por convicción…
**Debe avergonzarnos cuadros de huesos pegados a la piel…

La belleza de su reconocido rostro en la televisión es su carta de presentación. Pero ella es una mujer apasionada y tenaz. Su capacidad de convencer y  buena comunicadora la hace muy buena para la política que necesita cuadros renovados: ella quiere ser diputada para erradicar la desnutrición infantil en Honduras.

Se trata de Yadira Bendaña Flores, quien en poco tiempo de anunciar su intención de política, ha atraído la simpatía de los votantes. Su cara es popular desde hace unos 25 años que participó en el evento de belleza “Miss Independencia” y representó a Honduras en Centroamérica. En esa ocasión tuvo que graduarse en otro colegio, porque las monjitas no estaban de acuerdo con el vestuario del concurso. Logró el cetro y graduarse también.

En el 2001 fue compañera de fórmula edilicia del ingeniero José Azcona Bocock por Tegucigalpa y Comayagüela. Bendaña Flores está de lleno dedicada a la competencia política, al grado que renunció del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en el área de Relaciones Públicas y Movilización de Recursos, donde conoció una realidad que parece escondida: los niños y niñas que sufren desnutrición infantil.

–¿Qué la hace meterse en política?
Estuve en política hace diez años y fue una experiencia bonita en aquel momento. No consideré oportuno continuar porque sentía muchos desafíos inmediatos de prioridad profesional, formarme, consolidar mis conocimientos y hacerme un nombre dentro de la comunicación. Recientemente estuve vinculada con el desarrollo de una estrategia para la erradicación de la desnutrición infantil. Formaba parte del Programa Mundial de Alimentos dentro del área de las comunicaciones y coordinábamos acciones junto con otras instituciones y organizaciones de la sociedad civil para el abordaje integral de la desnutrición.

–¿Hay oportunidades en Honduras para que las mujeres hagan política?
Creo que es necesario generar espacios de incidencia política sobre un tema que debiera ser prioritario para el país y no lo es. Estoy desde hace algunos años altamente comprometida con la erradicación de la desnutrición infantil y confío en que desde el Congreso Nacional se pueden generar políticas que permitan la creación de un marco institucional para la oportuna ejecución de programas tendientes a aliviar la situación.

–Su tema es la desnutrición… ¿Por qué?
La desnutrición constituye un freno para el desarrollo del país, amén del sufrimiento que provoca en las personas que lo padecen. En ese sentido es necesario hacer conciencia en todos los estamentos de la sociedad para que se organicen acciones puntuales, coordinadas y urgentes.

–¿Cómo ha recibido la gente la propuesta?

Hay mucha apertura para el tema, en general reconocemos que hay un problema, ahora lo que hace falta es tomar acciones beligerantes y participativas.

–¿Cuál es el cuadro de desnutrición que más la marcó? 
Muchos, pero especialmente ver a un niño con la piel pegada a los huesos es muy doloroso, sobre todo viviendo en un país donde hay suficientes recursos.

Ella es

Yadira Bendaña Flores nació en Tegucigalpa el 20 de noviembre de 1968, bajo el signo de Escorpión. Es hija de Gilberto Bendaña Aguiluz y Suyapa Yadira Flores. Tiene cinco hermanos menores.

 –¿Dónde está concentrada la desnutrición en Honduras?
El primer desafío quizá consista en que la gente y los gobernantes entiendan que la desnutrición infantil es un tema tan o más urgente que la seguridad, economía y educación. Siento que particularmente en lo que nosotros conocemos como “el corredor de la sequía” que es el sur de los departamentos de Francisco Morazán y Valle, Choluteca. La desnutrición está presente en los 18  departamentos. Tiene un costo muy alto en términos económicos y de sufrimiento. Es incuantificable, no podemos estimar lo que pueda sufrir una persona (un niño).

–¿Qué porcentaje de nuestra población sufre de desnutrición?
Entre los menores de cinco años, hay uno de cada cuatro que están afectados por la desnutrición en alguna de sus formas. Se han hecho varios intentos,  la cooperación internacional y la sociedad civil han hecho  algunos aportes. Hay otras personas que hacen una labor extraordinaria, pero están un poco invisibles. Considero que podemos identificarnos y buscar un punto de convergencia institucional a efecto de conjuntar todas las iniciativas y acciones con el propósito de educar.

–¿Y me dice que esto es lo que la incentiva a participar como candidata a diputada de Francisco Morazán?
Pues sí, porque una de las cosas que identificamos es que hay una grave debilidad en el Estado. Esto no quiere decir que no haya voluntad de hacer las cosas, porque hay muchas personas dentro del engranaje gubernamental que están comprometidas en el combate a la desnutrición. Pero siempre se necesita una estructura que tenga como interlocutor al gobierno para poder darle impulso. Este trabajo no es a corto plazo.

–Más que todo darle continuidad, porque cuando hay cambios, también los hay de proyectos…
Sí. Entonces este tema es visto como muchos otros temas medulares del país a largo plazo. Nadie puede pretender que se puede resolver la situación en cuatro años o en diez. Pero sí podríamos empezar a orientar algunos esfuerzos contundentes. Es importante reflexionar y aprender de las lecciones, lo que hemos construido hasta ahora y reorientar las acciones y metas. Es como un acto de fe. 

–¿Estaríamos empezando de cero con la desnutrición infantil?
Hay que dar respuestas al clamor de la población y tratar el tema con  seriedad, no solamente con programas de asistencia. He visto trabajos valiosísimos que han desempeñado por ejemplo a nivel de primeras damas,  como el que está haciendo doña Xiomara. Lo que hizo doña Mery Flake de Flores y otras primeras damas. Pero también he visto su impotencia de querer hacer más y no poder hacerlo. Insisto en que no hay una institución con presupuesto, y es difícil poder ejecutar estos proyectos. Es de entender esta impotencia, he sentido dolor de ver una criatura en situación extrema con la limitación del Estado que provoca indignación, cuando uno ve que en efecto hay recursos que se han invertido millones de millones en esta temática y seguimos padeciendo las mismas cosas.

–¿Por qué escogió un movimiento del Partido Liberal?
Nací en el seno de una familia liberal, pero soy liberal por convicción. Creo y profeso los valores de equidad y justicia social que rigen al partido. Estoy en la corriente de Micheletti por invitación de Lizzy Flores y Gabriela Núñez, dos mujeres en las que tengo absoluta confianza. Simpatizo con Roberto Micheletti porque es una persona enérgica, de decisión y sobre todo de palabra. Le doy mucho valor a la palabra empeñada.

–Le preocupa los comentarios que se tejen sobre las mujeres que andan en política, que abandonan a sus maridos e hijos…
Yo he vivido la mayor parte de mi vida sometida a la opinión publica, no me preocupan los comentarios. Lo que sí me preocupa es el impacto que esta actividad pueda tener en mi proyecto más importante que es mi matrimonio y mi familia por la demanda de tiempo que esta actividad exige.

–¿Por qué hay pocas mujeres participando?
Creo que se ha abierto una brecha importante, pero hay que seguir invirtiendo en la formación de la mujer sobre todo en el mundo rural. Mientras no reduzcamos el analfabetismo en la mujer del campo las oportunidades seguirán siendo pocas para las mujeres.

–¿Qué haría como diputada por esta niñez desnutrida?
A mí me gustaría ser una interlocutora para articular políticas para mejorar el estado nutricional. Entre estos grupos de poder que están trabajando para la desnutrición infantil, creo en la formación de la base comunitaria y que es un recurso que no estamos aprovechando en su debida forma, ni siquiera creo que estemos conscientes del enorme potencial que tiene la población como recurso primario para todo programa de desarrollo. Debemos focalizarlo en programas a largo plazo y logramos un consenso entre todas las partes para implementar unas políticas de desarrollo sostenible a largo plazo. Me gustaría hacerlo desde el Congreso Nacional. Quisiera ver cristalizado y socializado este tema.

–¿Ha recibido apoyo?
Una de las cosas más bonitas que ha ocurrido es que se eleva un planteamiento y ya es sujeto a discusión de entrevistas como esta que usted me está haciendo. Cada vez que tenemos oportunidad de aparecer en los medios de comunicación, tratamos de hacer un poco de conciencia social  para el abordaje de la desnutrición. Primordialmente de mi familia y de mis amigos y amigas. El acompañamiento moral de quienes te quieren bien es muy importante en la carrera política, y espero contar con el apoyo de los y las electores de Francisco Morazán para llegar al Congreso Nacional.

El apoyo moral es muy importante y yo lo he recibido de mi familia, mi esposo, hijos, padres y de amigos cercanos que me han acompañado muchos años y saben que tenemos un anhelo auténtico de continuar trabajando por lo que hemos venido haciendo algunos años. De mis compañeros de fórmula, mis colegas de prensa. Me siento muy acompañada.
 
–¿Cómo pedirá el voto Yadira Bendaña? 
Me cuesta un poco pero tengo que hacerlo y cuando lo hago antepongo siempre la causa de la desnutrición. Para mí la política es un medio, no un fin.

–¿Qué recuerda de su infancia y adolescencia?
Fui  muy privilegiada, vengo de un hogar bien constituido, tengo una familia que es un verdadero privilegio, entonces tengo recuerdos bonitos de mi infancia, vinculados con mi padre, quien es un amante a la naturaleza. Es muy bonito cuando a uno lo estimulan para fijarte en los pequeños detalles.

Yadira anda con bastante ajetreo en su agenda. Renunció del PMA donde es muy apreciada, porque quiere trabajar a tiempo completo en la búsqueda de su candidatura. Creemos que su innata simpatía y solidaridad es una carta de triunfo. ¡Suerte!

 

Comentarios

Un Comentario de “Yadira Bendaña Flores”
  1. Geraldina dice:

    zorraaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

 
 
 
Revistas:     CHEQUE | Onda Deportiva | Vivela | Extra Entretenimiento