Griegos y japoneses: cara y cruz en la frecuencia de prácticas sexuales

Francisco Galindo.
Efe Reportajes.

 
– Una de cada tres parejas japonesas no mantiene prácticamente nunca relaciones sexuales.
– Aunque los griegos son los más activos sexualmente, los nigerianos son los que se consideran más satisfecho por los 24 minutos que dedican a cada relación.
– Frente a quienes siguen empeñados en objetualizar este tipo de relación y reducirlo a un tipo de actividad animalesca, hay quienes demandan cada vez más cariño, ternura y dedicación.

El ídolo eterno de Rodin, una de las esculturas eróticas del genio francés de la escultura en la que refleja una relación íntima entre un hombre y una mujer. EFE/Juan M. Espinosa

La firma Durex, una de las marcas más conocidas de preservativos, se ha convertido en todo un referente de los estudios mundiales sobre relaciones sexuales, con la publicación de los resultados de un informe, hace ya unos quince meses, sobre frecuencia de este tipo de prácticas en distintos países.

Lo más destacado de aquel documento, denominado genéricamente Informe sobre Bienestar Sexual y elaborado a partir de 26.000 encuestas a personas de 26 países, es el ranking de prácticas sexuales que encabezan los griegos, con 164 coitos al año,  y que cierran los japoneses, quienes admiten únicamente 48 cada doce meses y con una preocupante tendencia a la baja. La media mundial de relaciones íntimas está cifrada en 103 anuales.

Brasileños, rusos, chinos y polacos siguen a los griegos en la lista de los más activos sexualmente y los estadounidenses figuran en penúltimo lugar.  Las naciones donde con más rigor se siguen los principios religiosos islámicos, y donde hablar de esta cuestión es tabú, no fueron tenidas en cuenta en la encuesta mencionada, por lo que los resultados del estudio presentan importantes lagunas.

LA PREOCUPACIÓN DE LOS NIPONES

Las autoridades de “La Tierra del Sol Naciente” están preocupadas ante el desinterés de sus ciudadanos por el ejercicio sexual, un problema que afecta a sus ciudadanos no solo por las repercusiones en el plano del bienestar psíquico que esta práctica proporciona sino también por el alarmante descenso de la natalidad.

El informe Durex, que otorgaba el “farolillo rojo” a Japón en cuanto a frecuencia sexual se refiere ha llevado a diferentes departamentos del gobierno de Tokio a pulsar entre la población de forma periódica opiniones para medir el estado de la cuestión. En la actualidad, Japón es uno de los países con menor tasa de natalidad del mundo, un fenómeno que amenaza por otro lado el futuro del sistema de las pensiones públicas y el relevo en la fuerza laboral.

Japón es una los países con menor índice de frecuencia sexual del mundo. En la foto, un grupo de prostitutas a la espera de clientes en una calle de Tokio.

Toda una paradoja si se tiene en cuenta que este país, que cuenta en la actualidad con cerca de 128 millones de habitantes y una de las tasas más altas de personas centenarias, vivió una explosión de la natalidad a mediados del siglo XIX, durante la instauración de la era Meiji, que llevó a sus ejércitos a iniciar acciones bélicas para conquistar nuevos territorios en los que alojar a sus excedentes de población.

 Los resultados del estudio más reciente sobre prácticas sexuales, encargado por el Ministerio de Salud y Trabajo nipón, que recomienda la “mejora de la comunicación” con las personas del género opuesto, ha caído como un jarro de agua fría. De acuerdo con los datos del informe, una de cada tres parejas japonesas no mantiene relaciones sexuales prácticamente nunca.

El informe, denominado “Estudio de la consciencia y la vida de los hombres y las mujeres”, alerta sobre el progresivo aumento de las parejas que no practican sexo en aquella nación asiática. La investigación, dirigida por el doctor Kunio Kitamura, revela que mientras en 2004 el porcentaje de parejas sin sexo era del 31,9%, en 2008 se elevó hasta el 36,5%.

“El cansancio provocado por el trabajo” es el principal argumento que esgrimen japoneses y japonesas a la hora de justificar el descenso de su actividad sexual. También hacen referencia muchos de los encuestados a la “pereza” como punto de partida de su desgana sexual. Como contraposición, en otros países donde la frecuencia sexual es muy superior se advierte una gran diligencia a la hora de “ponerse en marcha” ante el más mínimo estímulo sexual y la progresiva incorporación de “todo el cuerpo” a estas prácticas, sobre todo por parte de unas mujeres cada vez más liberadas.  

El doctor Kitamura alerta por otro lado de que si sus compatriotas no procuran comunicarse más y mejor con sus parejas este fenómeno va a aumentar “todavía más”. Por esta razón, el encargado del estudio aconseja no trabajar demasiado, dedicarle más tiempo a la pareja y eliminar ciertos tabúes de la sociedad japonesa, presentes incluso entre la comunidad médica, como el de que no es adecuado bien mantener sexo durante el embarazo o después del parto.

LOS FOGOSOS ESPAÑOLES

Los griegos se han revelado como campeones del mundo de relaciones sexuales.

El informe de Durex reveló por otro lado que los fogosos españoles (octavos en la lista) practican sexo 118 veces al año, aunque dedican menos tiempo al acto -16 minutos, dos menos que la media-, aunque que la mayoría desearía probar cosas nuevas en el ámbito de la intimidad y casi darían la mitad de su fortuna por vivir con menos estrés para mejorar la calidad de su vida sexual. 
 
El hecho de practicar más veces el sexo al año no quiere decir que se esté más satisfecho. La mayoría de los españoles admite que el sexo es importante y que es beneficioso para la salud aunque menos de la mitad afirma estar plenamente satisfecho con su vida sexual.
 
Los nigerianos, por ejemplo, ocupan el antepenúltimo lugar de la lista, con solo 53 relaciones al año frente a las 164 que los campeones griegos,  pero la estadística patrocinada por la compañía fabricante de los lubricados indica que los africanos son los más satisfechos del mundo y también los que dedican más tiempo a esta práctica tan natural: 24 minutos a cada sesión.

Parece que las cosas están cambiando, no obstante, en los países donde el índice de frecuencia es más elevado. Frente a quienes siguen empeñados en objetualizar este tipo de relación y reducirlo a un tipo de actividad animalesca, hay quienes demandan cada vez más cariño, ternura y dedicación.

También hay que tener en cuenta la edad a la hora de plantear este tipo de relaciones. La mayor capacidad sexual de los varones se manifiesta entre los 17 y los 42 años. A partir de entonces, los niveles de testosterona empiezan a bajar y la demanda de relaciones disminuye. En el informe que nos ocupa, los hombres consiguen el orgasmo más frecuentemente que las mujeres: en el caso español así lo exponen el 81 por ciento de los varones, frente al 52 de las féminas.

En los estudios más generales, los biorritmos de género muestran diferencias abismales: hasta los 25 años, los niveles de satisfacción son mayores en hombres que en mujeres, pero a partir de los 34 años son más las mujeres que se sienten satisfechas. 

Comments are closed.

 
 
 
Revistas:     CHEQUE | Onda Deportiva | Vivela | Extra Entretenimiento