José Trinidad Reyes (1797-1855) y José Trinidad Cabañas (1805-1871)

* Luis Sánchez
Profesor de Historia en la UNAH, productor y moderador del Blog Honduras
www.latribuna.hn/blog/Honduras

Introducción

Para estudiar y comprender a estos dos ilustres hondureños, considero que nada mejor que revisar la edición especial que publicó la Revista de la Sociedad de Geografía e Historia, bajo la dirección de  Ernesto Alvarado García en su Tomo XXXIV  de 1955, esta edición fue dedicada al centenario de la muerte de José Trinidad Reyes; esta misma revista bajo la  dirección de Noé Pineda Portillo, publicó en junio del 2005 una edición especial en el marco del bicentenario del nacimiento de José Trinidad Cabañas, ambas ediciones recopilan los diversos ensayos en sus diversos géneros, de diferentes autores y nacionalidades, que tratándolos de sistematizar podemos entender aspectos relevantes sobre la vida, época y obra de estos hondureños, declarados próceres  de la patria  en la época de la Reforma Liberal.

José Trinidad Reyes: su vida, su época y su obra

A fines del siglo XVIII, cuando Tegucigalpa todavía tenía categoría de Villa como asentamiento poblacional, nace José Trinidad Reyes a quien la historia lo ha inmortalizado por sus aportes a la cultura, sembrador de ideales utópicos para la época, como ser la fundación de lo que hoy llamamos  Universidad Nacional Autónoma de Honduras, como sacerdote vivió las experiencias  del proyecto liberal de la  integración Centroamericana impulsadas por Morazán y sus amigos, como escritor su legado las apreciamos en lo que le dio en llamar Pastorelas, reconstruidas por Rómulo Durón  y que vienen a ser la primeras manifestaciones teatrales en Centro América.

Según Don Víctor Cáceres Lara,  “como todos los niños de su época, tuvo que ir a la escuela privada para aprender sus primeras letras y los  elementos de la  fe católica, instruyéndose también en el aprendizaje del latín (equivalente al aprendizaje del inglés hoy y muy pronto el mandarín), dibujo y música…, posteriormente se traslada a la ciudad de León, Nicaragua donde obtuvo el título de Bachiller en Filosofía, Teología y Derecho Canónico”, su formación contínua lo llevó a realizar estudios de sacerdocio hasta ordenarse en 1822, por problemas de la guerra civil desatada en Nicaragua, se traslada a Guatemala.

Después de haber vivido en Guatemala regresa a Honduras, donde se encuentra con una serie de cambios que iban desde, la organización del Estado en lo Político Territorial con la creación de los primeros departamentos, la Constitución Política que establecía la separación de poderes, es decir, la independencia entre el Poder Legislativo, Ejecutivo y Judicial, hasta la idea de implementar la libertad de culto, la abolición de los diezmos, la privatización de la tierra, la creación del registro civil, estas ideas estaban basadas en los principios ideológicos y doctrinarios del liberalismo ya consolidado en Europa pero novedoso y desconocido, por lo menos para la gran mayoría de la  población hondureña.

A José Trinidad Reyes le toca observar una serie de sucesos que hay marcado los diversos hitos de la Historia de Honduras, entre ellos podemos mencionar: las elecciones presidenciales de la República Federal de Centro América celebradas en 1834, donde se enfrentaron como candidatos los hondureños Francisco Morazán y José Cecilio del Valle, el triunfo lo obtuvo Valle, sin embargo no tomó posesión de su cargo, pues falleció antes de darse los resultados finales de esa contienda electoral; otro hito histórico es el inicio de la separación de la Federación Centroamericana por parte de Honduras y Nicaragua en 1838, Guatemala y Costa Rica en 1839, por último en separarse de la Federación es El Salvador en 1840, aquí encontramos una de las razones por la cual Morazán pidió ser enterrado en El Salvador, el cual debe respetársele su voluntad; también son los inicios de las excavaciones en Copán Ruinas de forma académica y sistemática, dos tratados ayudan a la configuración de Honduras como República: Clayton-Bulwer (1850) y el Tratado Wyke-Cruz en 1861, a estos hitos históricos le sumamos su aporte a  la consolidación y configuración del territorio nacional, sin ningún temor a equivocación es la creación de la  Universidad Nacional.

José Trinidad Reyes sostenía que “La sabiduría, no solo distingue al hombre de las fieras, si no que le da superioridad y preferencia, sobre sus semejantes. La cultura amansa la ferocidad de los salvajes, defiende la libertad, contiene los avances del despotismo y dirige al hombre con más seguridad a su fin último”, bajo estas ideas surge “Academia Literaria de Tegucigalpa”, después “Sociedad del Genio Emprendedor del Buen Gusto”, hasta convertirse en Universidad Nacional.

Nuestra Universidad ha pasado por varias reformas, una de ellas se da durante la Reforma Liberal impulsada por Marco Aurelio Soto y Ramón Rosa, estos señores sostenían que “el gobierno es una ciencia, la administración es una experiencia científica, por lo tanto la Universidad debe formar hombres prácticos capaces de impulsar el progreso del país, procurando el bien de nuestra juventud”, estos fueron los lineamientos esenciales del Código de Instrucción Publica promulgados en la etapa de la Reforma Liberal.

Durante la década de los 50s la Universidad Nacional obtiene su autonomía, en la Ley Orgánica de este momento su objetivo especifico es, “contribuir a la resolución de los problemas universales, centroamericanos y de modo muy particular a los que conciernen a Honduras, sus fines son: el cultivo de las ciencias, la tecnología, las letras y las artes”; estos mismos enunciados siguen teniendo vigencia en la nueva ley Orgánica, la cual establece que el objetivo de la UNAH es “Formar profesionales del más alto nivel académico, cívico y ético, capaces de enfrentar los desafíos que impone la sociedad; Promover, desarrollar, innovar y difundir la investigación científica, humanística y tecnológica; Fomentar y difundir  la identidad nacional , el arte, la ciencia y la cultura, entre otros.

Con esta apretada síntesis tratamos de recordar ese legado que hasta nuestros días nos ha dejado el Presbítero Reyes, en su estatua erigida en el Parque “La Merced” de esta capital puede leerse “AL MAS  ILUSTRE INICIADOR DE LA  INSTRUCCIÓN PUBLICA EN HONDURAS, AL PROFUNDO FILOSOFO Y DULCE POETA QUE CANTÓ LAS BELLEZAS DE LA NATURALEZA, AL SACERDOTE QUE EJERCIÓ UN ALTO MINISTERIO DE PAZ, DE MANSEDUMBRE Y CARIDAD.

José Trinidad Cabañas su vida, su época y su obra

Siguiendo a Don Víctor Cáceres Lara, José Trinidad Cabañas al igual que José Trinidad Reyes nace en Tegucigalpa a principios del siglo XIX, “fue Tegucigalpa, la ciudad que tantas veces ha abierto su entraña para dar hondureños  dilectos, la que  vio surgir a la luz de su sol de patriotismo esta vida preclara”. José Trinidad Cabañas a sus 22 años ya había estudiado Gramática Latina, Filosofía y Teología en el Colegio Tridentino de Comayagua (hoy en proceso de reconstrucción y restauración después del incendio ocasionado hace dos meses), único centro de educación superior en Honduras, hasta el momento que José Trinidad Reyes y un grupo de amigos fundaran la Universidad Nacional.

A diferencia  del Presbítero Reyes, Cabañas se ve involucrado personalmente en los  procesos de las luchas independentistas, invasiones enviadas desde Guatemala por  parte del Presidente  de la Federación Centroamericana José Manuel Arce, resistencia de algunos grupos del viejo orden colonial que se resistían a  perder sus privilegios que habían usufructuado por más de 300 años, a esto hay que sumarle el caudillismo local, una verdadera anarquía político, social, eclesiástico y militar. Compañero fiel y leal a Morazán, quien lo acompaño en sus  diversas batallas: San Salvador, Las Charcas, Espíritu Santo, la campaña en Guatemala en 1840 contra Rafael Carrera; igual acompaño a Morazán en el destierro hasta su asesinato en San José Costa Rica.

Cabañas llega a ser presidente y durante su administración 1852-1855, trató de ejecutar reformas en diversos sentidos, entre ellas: como buen soldado morazanista intenta reconstruir la Federación Centroamericana, este propósito lo lleva a librar una constante guerra con Guatemala, la cual va a ser la constante durante su mandato; quizá lo más importante de Cabañas es el concepto que tenía de República, “no se trata de fundar la República de algunos, si no la República de todos”, como todo estadista fue víctima de la infamia, sobre todo cuando se pretendió suscribir la Contrata del Ferrocarril Interoceánico de Honduras.

Este proyecto de comunicar Omoa con Amapala, se venía gestando desde 1590, la corona española había tratado de construir un camino real, a través de la depresión transversal central (valle de sula, valle de Comayagua, departamento de Valle), este camino  real comunicaría ambos mares del norte y sur, el proyecto fue engavetado por el Concejo de Indias, realizado posteriormente en Panamá, la idea es retomada durante el gobierno de Cabañas, pero ya con la idea de comunicación a través de un ferrocarril, lo cual se requería de empréstitos de la banca extranjera; Cabañas veía esta opción como un peligro a  la enajenación y perdida de la soberanía nacional, desiste de la idea y es en el gobierno se José María  Medina que se lleva cabo, a este proyecto don Alfredo León Gómez, le llamó “El Escándalo del ferrocarril”, por el destino que va a tener el dinero prestado por la banca inglesa, hoy a este proyecto se le conoce como Canal Seco.

En su estatua erigida en el Parque “La Merced” de esta capital puede leerse “AL HEROICO SOLDADO DE LA UNION CENTROAMERICANA. AL GUERREO MODELO DE VALOR, DE CONSTANCIA, DE HONRADEZ Y DE VALOR.

Comentarios

2 Comentarios de “José Trinidad Reyes (1797-1855) y José Trinidad Cabañas (1805-1871)”
  1. Maria Luisa Del cid dice:

    Podemos tomar en cuenta que toda aquella persona que se interesa por el desarollo verdadero de nuestro pais se convierte en un heroe que busca primeramente eso y lucha por lograr una mejor nacion, tanto Jose Trinidad Reyes como Jose Trinidad Cabañas emprendieron una lucha con ese fin a traves de la educacion fundando una universidad que pudiese brindar este derecho a todos los hondureños para asi poder tener una nacion con personas luchadoras, honestas

    y que sueñan con una Honduras mejor.

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota

 
 
 
Revistas:     CHEQUE | Onda Deportiva | Vivela | Extra Entretenimiento