Biografía: Clementina Suárez

(Juticalpa, Olancho, 1902-1991)

Vino al mundo un 12 de mayo. Sus padres fueron: Don Luis Suárez, profesional del derecho, y Amelia Zelaya Bustillo, una bella mujer proveniente de una de las familias más ricas de Olancho. Clementina Suárez realizó sus estudios primarios en su lugar de origen y luego, en 1918, se trasladó a Tegucigalpa, donde estudió en una escuela privada para señoritas. Desde niña manifestó su clara vocación de poeta. En 1930 publicó Corazón Sangrante, el primer libro de poemas de una mujer hondureña. Viajó a México, donde, en contacto con un medio más evolucionado, publicó Templos de Fuego, Iniciales y De mis sábados el último (1931). En Costa Rica publica Engranajes (1935). Después de residir en Nueva York se traslada a La Habana, donde sale a la luz Veleros (1937) ya en una forma totalmente nueva. En San Salvador, el Ministerio de Cultura le edita su libro Creciendo con la hierba. Pero la línea de su actividad no se limita a la poesía; publica en Honduras la revista Mujer y funda en México una galería de arte centroamericano. En San Salvador funda El Rancho del Artista, donde, además de tener una exposición permanente, se escucha la voz de Miguel Ángel Asturias, Salarrué, Pablo Antonio Cuadloira, Eunice Odio y otros valores de América. En Tegucigalpa funda la primera galería de arte, a la que llama Morazánida. No pertenece a ningún grupo, porque ella crea los grupos. Colaboró con diarios y revistas escribiendo artículos, entrevistas y semblanzas. Fue una madre soltera. Tuvo dos hijas: Alba y Silvia. Posteriormente contrajo matrimonio con el poeta Guillermo Bustillo Reina, hondureño, y más tarde con el pintor José María Vides, salvadoreño. Se divorció de ambos porque consideró que le interrumpían en su carrera y en su forma de pensar y vivir. Recibió el Premio Nacional de Literatura “Ramón Rosa” en 1970. (Datos tomados de Clementina Suárez; Tegucigalpa, 1969).

AL PIE DE TU VENTANA

Me acerqué silenciosa, temblando a tu ventana
sin odios, sin rencores, sin penas ni rencillas.
Llamé toda la noche y la luz de la mañana
me sorprendió frente a ella, cansada, de rodillas.

Vanas fueron mis súplicas e inútil fue mi llanto
y sin resentimientos de tu alma me alejé.
Me abracé a la mañana y en su luz mi quebranto
con lágrimas dolientes por siempre sepulté.

Te quedaste solo, porque jamás quisiste
descifrar lo que en el alma de la mujer existe,
y yo seguí mi camino, tras la estrella lejana

que enfila mi existencia por caminos floridos…
Ya no oirás más lamentos, ya no oirás más quejidos
ni súplicas, ni llantos al pie de tu ventana. 

Tardé mucho en saber lo que era patria

Mírase en la Patria el hombre
¿O sólo busca testimonio de su rostro en ella?
Dicen que solamente ella escuda
y gotea victoria o vencimiento en nuestras venas.
Que en todo ir y venir su tierra y su agua
se nos pone enfrente.
Como si solamente debajo de su patio
los cuchillos adversos no pudieran herirnos.

Esto todo es mentira. La patria se va recorriendo despacio,
Descubriendo con cuidado, y una vez adquirida
Ya no está jamás lejana,
Ni se gasta y compone a nuestro antojo.
Esa no puede destruirse, porque ya está totalmente construida
y no debe su grandeza a los mitos groseros de la especie.

Tardé mucho en saber lo que era Patria
los rencores abrían y cerraban mis ojos.
Esclavitud y libertad eran los nombres,
en que mi inédito pecho caía de bruces.

Hoy solamente sé que habitas donde yo habito
y que nada te desclava,
que eres la mordedura con que sufro y gozo
donde recojo mensajes y deshojo calendarios
para afirmar que existes y que debes existir
como yo quiero que existías, entre sal y miel,
sudor y sangre.

Ya para entonces, si es que hay entonces,
camino adelante tal vez regrese
y nuevamente atraviese Patria
las aguas de tu puente.

 

EL TIEMPO

El tiempo ha pasado sobre mi cuerpo
y ha hecho que mis tobillos pierdan toda su gracia
 y los pasos se vuelvan lentos e indecisos,
que los días, las horas, vayan cerrando mis rutas
y que sonámbula, me dejen transitado sola
en la sombra, sin horizonte,
mirando con ojos que son dos espejos turbios.

Lenta, pero armoniosamente envejezco;
más tarde, más temprano todo naufraga,
sin sentirlo se va cambiando de hábitos
la cabeza descansa en la almohada
y en el lecho se acurruca el cuerpo vencido.

La agilidad de gacela es sólo un recuerdo
en el zapato vacío a la orilla de la cama.
Pero algo guardo dentro y fuera de mí.
El tiempo, oh Dios, ha respetado
mi alegría de vivir,
mi sueño y mi encanto.

LA GRÁVIDA

Le oculté en mi entraña
con tanto placer,
que cómo Dios mío
no iba a florecer.

La oculté en mi carne
con hondo sabor
que me ha dejado
ya todo su olor.

Le oculté en mi vida
con tanto fervor,
que cómo no iba
a brotar su flor.

Y dentro de mi alma,
Oh amor que crepita
Yo siento la vida
que se precipita.

CANCIÓN MARINA SIN ESPUMA

Hoy,
si acaso el mar existiera
el mar sería un río negro.
Hoy cuando yo digo mar
es como si dijera sangre.

Anudados en mi garganta
tengo collares de sal.
Ya todas las olas saben
que mi llanto bajó al mar.

Aguas en mareas altas,
galopando por los aires.
Aguas claras, claras aguas,
¡si me lavaran el mal!

Quebrándose en tus espaldas
están todos  mis paisajes.
Copiándome estrellas negras
están espejos cobardes.

¡Ay! Cómo bien quisiera
hundirme en tu pleamar.
Arrancar clavos de sangre
en una espalda del mar.

QUÉ IGNORANCIA MADRE

Qué ignorancia, madre, qué ignorancia
para encontrar tus vestidos en el aire.
Qué ignorancia, madre, qué ignorancia
para ver a la rosa en su luz definitiva.
Qué ignorancia, madre, qué ignorancia
para palpar tu carne florecida.
Qué ignorancia, madre, qué ignorancia
para romper la fábula de muerte
y recobrarte tibia en las espigas,
mía en la niñez, amor, amor.
Mía detenida en tu blancura
sin paños enlutados que te cubran la mejilla,
ni manos sacrílegas que entierren tu esqueleto.

Comentarios

4 Comentarios de “Biografía: Clementina Suárez”
  1. William dice:

    Muchas gracias!!! por la info!! me ayudaron hacer mi tarea, cero wikipedia me dijiero asi que vine aqui

  2. Manuel Lagos dice:

    Ella es alguien por la que me gustaria morir para poder conocer

  3. macoboesch dice:

    Queriendo saber la fecha correcta del nacimiento de la incomparable Clementina Suarez, llegue a este articulo y lo encontre fascinante..Gracias mil por él!!!Felices fiestas navideñas..

  4. esmetrusty dice:

    MARAVILLOSO!!!!!!!!!!

    Dios en gloria la tenga Dona Clementina

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota

 
 
 
Revistas:     CHEQUE | Onda Deportiva | Vivela | Extra Entretenimiento