Honduras con mayor biodiversidad endémica en Centroamérica

Oropel, fase amarilla del tamagás de pestaña (Bothriechis schlegelii), en Jilamito Nuevo, Refugio de Vida Silvestre Texiguat .

Oropel, fase amarilla del tamagás de pestaña (Bothriechis schlegelii), en Jilamito Nuevo, Refugio de Vida Silvestre Texiguat .

Por: Ramón Wilberto Nuila Coto, Msc.
Email: ramonnuilayahoo.es

En Centroamérica, Honduras tiene el más alto nivel de endemismo. Más de una cuarta parte de los anfibios y reptiles en Honduras son endémicos. Un estudio recientemente realizado por expertos en el tema en varias áreas legalmente protegidas del país, logró descubrir tres nuevas especies de salamandras, una nueva especie de serpiente y una nueva rana endémica en peligro crítico.

Evolución y monitoreo actualizado

Los investigadores en el sendero La Liberación, Jilamito Nuevo.

Los investigadores en el sendero La Liberación, Jilamito Nuevo.

El informe anual de la investigación “Diversidad, evolución y monitoreo de anfibios y reptiles de Honduras” fue presentado recientemente ante al Instituto Nacional de Conservación y Desarrollo Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre (ICF), para el periodo de 1 enero 2010 al 20 febrero 2011 y que fue preparado por Josiah H. Townsend , Ileana R. Luque Montes, James D. Austin (los tres de la Universidad de Florida, USA) y Larry David Wilson del Centro Zamorano de Biodiversidad y Melissa Medina Flores de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Este informe sintetiza las actividades de investigación llevadas a cabo durante el año 2010 bajo permiso dado por  el ICF (Resolución DE-MP-086-2010) y DAPVS (Dictamen DVS-ICF-045-2010). En este documento, se detallan los lugares y las fechas de este trabajo de campo, se brinda una lista de las muestras colectadas, resúmenes de los resultados e información sobre los manuscritos que fueron publicados o enviados para consideración del  equipo de investigadores participantes.

Este  trabajo científico, realizado durante el 2010, se ha enfocado en el lado Caribe de la Reserva de Vida Silvestre Texiguat (Atlántida), donde  los investigadores estuvieron más de cuatro semanas en el campo  e hicieron tres viajes. También llevaron a cabo trabajo de investigación y monitoreo sobre la diversidad, distribución, evolución y conservación de la herpetofauna hondureña  en Parque Nacional Pico Bonito ( Atlántida), Parque Nacional Santa Bárbara, Parque Nacional Sierra de Agalta (Olancho), isla de Utilla, isla de Roatán e Isla del Tigre y  en el Parque Nacional Cerro Azul Meámbar (Comayagua).

Durante esta investigación se colectó material representativo de tres nuevas especies de salamandras (de los géneros Bolitoglossa y Nototriton) y una nueva especie de serpiente (del género tantilla) y descubrimos una nueva población de la rana endémica en peligro crítico Plectrohyla chrysopleura.

Ejemplares de la especie Bolitoglossa cf. porrasorum, una hembra de B. cf. rufescens y un macho adulto de Nototriton cf. barbouri.

Ejemplares de la especie Bolitoglossa cf. porrasorum, una hembra de B. cf. rufescens y un macho adulto de Nototriton cf. barbouri.

Según explican estos expertos, las adiciones a la herpetofauna nacional  vienen de dos fuentes principales:  el descubrimiento de especies que anteriormente estaban reportadas únicamente en países adyacentes y el descubrimiento de nuevos taxones endémicos dentro de las fronteras de Honduras.

El trabajo científico de ellos, durante el año pasado, se origina principalmente de la segunda de estas dos fuentes. Los resultados más impresionantes en este sentido provienen del Refugio de Vida Silvestre (RVS) Texiguat, especialmente la parte de esta reserva que se encuentra en el departamento de Atlántida.

Esta área legalmente protegida, es una de las zonas de endemismo más importantes en Honduras y podría eventualmente mostrar que es la más importante. A pesar de la exploración en el lado de Atlántida de Texiguat apenas está comenzado, se ha demostrado la presencia de dos nuevas especies de salamandras (de los géneros Bolitoglossa y Nototriton) y una nueva especie de serpiente (del género tantilla).

También se ha revelado la existencia de  densas poblaciones de varias especies de anuros que se creían en declive en base a los estudios en las cercanías del Parque Nacional Pico Bonico y especies endémicas conocidas solamente en el lado del departamento de Yoro  y que están presentes en el lado de Atlántida de la RVS Texiguat.

Anuros encontrados en la zona de La Liberación: Incilius valliceps, Teratohyla pulverata, Duellmanohyla salvavida, Plectrohyla chrysopleura, Duellmanohyla salvavida, y Craugastor cf. rostralis.

Anuros encontrados en la zona de La Liberación: Incilius valliceps, Teratohyla pulverata, Duellmanohyla salvavida, Plectrohyla chrysopleura, Duellmanohyla salvavida, y Craugastor cf. rostralis.

Además, el trabajo molecular en curso muestra que los nuevos taxones descubiertos en esta región ayudarán a reescribir algunos capítulos de la biogeografía de Centroamérica.

También los investigadores  colaboraron en una serie de iniciativas de conservación con varias organizaciones no gubernamentales y comunidades locales que promueven  una mejor protección del RVS Texiguat y otras zonas de Honduras.

Estas iniciativas incluyen el entrenamiento de campo para guías y guardas de la reserva, presentaciones a los líderes de las comunidades locales, estudiantes de la escuela y entrevistas en programas de televisión. Se tiene  previsto continuar con todos estos esfuerzos en el futuro próximo.

Apoyaron esta investigación, desde el punto de vista logístico, técnico y de manejo local, las fundaciones ecologistas para la protección de Lancetilla, Punta Sal y Texiguat (PROLANSATE) y del Parque Nacional Santa Bárbara (FECOMOL), lo mismo que los proyectos Aldea Global en el Parque Nacional Cerro Azul Meámbar (PANACAM) y  Gestión Sostenible de los Recursos Naturales y cuencas del Corredor Biológico Mesoamericano en el Atlántico Hondureño (PROCORREDOR).

Necesario una estrategia de protección

Lagartijas del género Anolis de La Liberación: A) macho adulto de A. loveridgei, B) detalle de la cabeza de A, C) hembra adulta de A. loveridgei, D) macho juvenil de A. loveridgei, E) macho adulto de A. yoroensis, F) juvenil de A. yoroensis.

Lagartijas del género Anolis de La Liberación: A) macho adulto de A. loveridgei, B) detalle de la cabeza de A, C) hembra adulta de A. loveridgei, D) macho juvenil de A. loveridgei, E) macho adulto de A. yoroensis, F) juvenil de A. yoroensis.

Según los expertos, la herpetofauna hondureña (anfibios y reptiles), incluyendo especies introducidas, consiste a la fecha de 131 especies de anfibios y 237 de reptiles (368 en total). Del total, noventa y un especies son endémicas para el país.

El estudio de la herpetofauna hondureña se ha desarrollado en tres fases traslapadas: (1) distribución y composición; (2) estado de conservación; y (3) el desarrollo de estrategias de conservación.

Con un índice de incremento natural de 2.1%, el crecimiento de la población humana es el principal problema en cuanto a la conservación de esta fauna silvestre. Teóricamente al finalizar el presente siglo la población hondureña se habrá multiplicado ocho veces, aumentando la demanda sobre los recursos naturales que llevará, por lo tanto, a la pérdida continuada de hábitat. Nuestra obligación principal es salvaguardar esta herpetofauna.

Aún que el país ostenta la mayor cantidad de endemismo en América Central y además constituye un considerable reservorio de especies restringidas a Centroamérica, las consideraciones futuras en cuanto a estrategias de conservación deberían incluir también las demás especies de anfibios y reptiles representadas en el país.

En base al uso de los Datos de Vulnerabilidad Ambiental (EVS, en inglés), 71 especies de anfibios y reptiles presentan baja, 170 media y 121 alta vulnerabilidad.

Alrededores de las tierras bajas del norte del RVS Texiguat  (comunidad de San José)  y especímenes de Hydromorphus concolor, Bothriechis schlegelii, Jilamito Nuevo; Craugastor aurilegulus ; y, Duellmanohyla salvavid.

Alrededores de las tierras bajas del norte del RVS Texiguat (comunidad de San José) y especímenes de Hydromorphus concolor, Bothriechis schlegelii, Jilamito Nuevo; Craugastor aurilegulus ; y, Duellmanohyla salvavid.

Comparando el EVS con el sistema de categorización de la (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), y encontramos que la medida del EVS actúa a grandes rasgos como un indicador del estado UICN.

Si se  aplican las categorizaciones de UICN a las 153 especies  endémicas y restringidas a Centroamérica, estos indican lo siguiente: uno extinto; 50 en peligro crítico; 64 en peligro; 13 vulnerables; cinco casi amenazados; 14 preocupación menor; seis datos insuficientes. Esta observación enfatiza el peligro en que se encuentra la herpetofauna hondureña.

La principal estrategia para salvaguardarla es conservar hábitat suficiente para contener poblaciones viables para todos los miembros de la herpetofauna. Cualquier otra estrategia de conservación depende de la conservación misma del hábitat, así como del estudio continuado de estas criaturas.

Ya que Honduras es uno de los países más pobres en el hemisferio occidental, la reducción de la presión humana sobre las áreas naturales debe involucrar la creación de una economía sostenible, con una red adecuada de seguridad económica para los pobres de la nación.

Tres salamandras endémicas (Dendrotriton sanctibarbarus) y la lagartija endémica Anolis rubribarbaris a 2,150 – 2,200 m elevación, montaña de Santa Bárbara; Craugastor cf. laticeps arriba de El Playón.

Tres salamandras endémicas (Dendrotriton sanctibarbarus) y la lagartija endémica Anolis rubribarbaris a 2,150 – 2,200 m elevación, montaña de Santa Bárbara; Craugastor cf. laticeps arriba de El Playón.

Es necesario que las estrategias de conservación acentúen las necesidades económicas de las personas que hacen uso de los recursos así como de los biólogos conservacionistas para conseguir proteger ambientes únicos y lograr la participación activa de las personas en la localidad.

La Evaluación de los Ecosistemas del Milenio (MEA) provee un importante respaldo para la valoración de las perspectivas futuras para la herpetofauna hondureña. Los cuatro principales hallazgos de la MEA vinculados al cambio del ecosistema en los últimos 50 años son utilizados para ubicar los cambios en la fauna hondureña en un contexto global.

La continua falta de atención hacia el crecimiento no regulado y la erosión de los recursos del país agravarán el declive de las poblaciones de anfibios y reptiles en los próximos 50 años. Este declive puede ser mitigado, únicamente por medio de reformas rápidas y proactivas en las políticas, instituciones y prácticas, a través de avances tecnológicos y el manejo flexible del ecosistema.

En el mejor de los casos la estrategia sería acentuar los enfoques proactivos en los cambios por medio de un balance entre la tecnología y un manejo flexible del ecosistema, de acuerdo a lo que proponen estos expertos. (Se agradece la colaboración de Josiah H. Townsend con  fotografías para este reportaje).

Regeneración del bosque nuboso en el cañón en la cima de la montaña de Santa Bárbara; 2,150 – 2,200 m de elevación.

Regeneración del bosque nuboso en el cañón en la cima de la montaña de Santa Bárbara; 2,150 – 2,200 m de elevación.

Se reporta el descubrimiento de Plectrohyla chrysopleura en el Refugio de Vida Silvestre Texiguat, una rana en peligro crítico anteriormente reportada  en el Parque Nacional Pico Bonito, donde no ha sido encontrada desde 1996.

Se reporta el descubrimiento de Plectrohyla chrysopleura en el Refugio de Vida Silvestre Texiguat, una rana en peligro crítico anteriormente reportada en el Parque Nacional Pico Bonito, donde no ha sido encontrada desde 1996.

Una nueva especie de tantilla es descrita para el Refugio de Vida Silvestre Texiguat en el norte de Honduras.

Una nueva especie de tantilla es descrita para el Refugio de Vida Silvestre Texiguat en el norte de Honduras.

Campamento  de los investigadores a 2,200 m de elevación, montaña de Santa Bárbara.

Campamento de los investigadores a 2,200 m de elevación, montaña de Santa Bárbara


Para más información sobre este tema consulte a:
Josiah H. Townsend Universidad de Florida  – EEUU
Correo electrónico: josiahhtownsend@gmail.com
Departamento de Vida Silvestre,
Instituto de Conservación Forestal (ICF)-Honduras
Teléfonos: (504)  2223-3348 y 2223-5835
Correo electrónico: comunicacionesicf@yahoo.com

Comentarios

Un Comentario de “Honduras con mayor biodiversidad endémica en Centroamérica”
  1. CAROLINA dice:

    eSTE REPORTAJE ESTUVO SUMAMENTE INTERESANTE, ESTOY CURSANDO LA CLASE DE HISTORIA NATURAL DE HONDURAS EN LA UNIVERSIDAD PEDAGOGICA TENGO UN TRABAJO DE INVESTIGACION SOBRE LA BIODIVERSIDAD EN HONDURAS Y ESTE REPORTAJE ME AYUDO MUCHISIMO, SE LOS AGRADEZCO MUCHO…

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota

 
 
 
Revistas:     CHEQUE | Onda Deportiva | Vivela | Extra Entretenimiento