Contaminación ambiental en nuestra Tegucigalpa

La responsabilidad de mantener un entorno ambiental limpio, claro, transparente para desenvolvernos en un medio salubre, ausente de contaminantes que intoxiquen nuestro organismo, es de toda la sociedad sin excepción alguna.

La comunidad donde vivimos debemos procurar establecer reglas higiénicas y cumplirlas para el beneficio general, existen disposiciones legales que la autoridad respectiva debe obligar a los sujetos para que su hábitat se mantenga limpio como una demostración de su cultura sanitaria; pero para tristeza nuestra, esas normas establecidas no se toman en cuenta, no se cumplen, no se aplican y tenemos como resultante las consecuencias nefastas de vivir en ciudades contaminadas, infectadas donde las epidemias bacterianas son el orden del día y la contaminación atmosférica golpea mortalmente nuestro organismo.

Tenemos ejemplos reales de contaminación que intoxican nuestro pueblo:

a) Mala distribución del área industrial que debe estar ubicada fuera de la ciudad para no contaminar la misma, especialmente con gases tóxicos.
b) Falta de control de automóviles (especialmente de servicio público: buses, taxis, etc.) cuya carburación es pésima y deprimente para las vías respiratorias, especialmente de los transeúntes que andan en las calles, (niños, ancianos).
c) Existe una ley: “antitabaco”, pero los fumadores no tienen lugares especiales para hacerlo y continúan congestionando el poco oxígeno, con nicotina y alquitranes.
d) Falta de educación y campañas orientadoras para depositar la basura en lugares y recipientes específicos y que el medio no esté infectado con microorganismos patógenos (infecciosos).
e) Ausencia de drenajes para aguas negras y lluvias y los que existen no funcionan a cabalidad, provocando desbordamientos de los mismos, contaminando las fuentes de agua potable y dañando la infraestructura de la ciudad.
f) Falta de control sanitario en los mercados públicos.
g) Ausencia de servicios sanitarios públicos que obligan a los sujetos a hacer sus necesidades fisiológicas en las calles.

En el período correspondiente a las lluvias nos encontramos con el desbordamiento de las aguas en forma desordenada produciendo inundaciones que destruyen viviendas y provocan infecciones generales (epidemias).

En la época de verano sufrimos desesperadamente las consecuencias del humo producido por los incendios forestales, las quemas de solares baldíos (zacateras), que afectan nuestra vista, nuestras vías respiratorias, produciendo un ambiente desesperante para habitar.

Son pocos los grupos sociales que se percatan de esta grave situación de nuestro medio, entre ellos existen grupos que se preocupan en la reforestación, sembrando árboles y el inmortal cuerpo de bomberos apagando fuego a todos los niveles.

Y muchos aspectos más que manchan la imagen bonita y saludable que debe tener la ciudad que para rematar ha sido asaltada por vagos que manchan las paredes con epítetos vulgares, obscenos y ofensivos que degradan nuestra educación y salud física y mental.

Dr. Carlos Ruiz Hernández
Toxicólogo-Forense
Tegucigalpa, M.D.C.

Comentarios

Un Comentario de “Contaminación ambiental en nuestra Tegucigalpa”
  1. MARIPOSA dice:

    para mi: la contaminacion ambiental es todos los desechos que poseee nuestro ambiente pues si no contaminamos tendremos un ambiente salubre(saludable,limpio,o mejor dicho fuera de bacterias)tambien todos esos quimicos afectan y son los principales causantes de la contaminacion ambiental pero no solo eso sino tan bien cuando escuchamos musica alta, las aguas de nuestros rios, lagos, laguna y el humo de distgintos medios dde transporte y no solo de transporte sino tambien cUANDO QUEMAMOS BASURA…realizamos lo que es una CONTAMINACION AMBIENTAL…………………….

    MUCHAS GRACIAS POR DETENERSE A LEER ESTO

    SE DESPIDE TU LOKITAH MARIPOSA

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota

 
 
 
Revistas:     CHEQUE | Onda Deportiva | Vivela | Extra Entretenimiento