Aída Castañeda, Premio Nacional de Literatura

**Me siento afortunada porque vivo de mis libros
**Lloré con mi primer libro porque salió con muchos errores
**A los escritores jóvenes les digo que escriban
**Tenía mala ortografía pero ya la corregí
**Los acontecimientos de junio del 2009 impulsaron la literatura

La vena de escritora le viene de familia, Aída Castañeda es sobrina del poeta hondureño Jaime Fontana; a los 15 años sorprendía a sus amigos escribiendo poemas y dramatizaciones y cuando se casó con el abogado José Antonio Sarmiento y tuvo sus dos hijos decidió inventarles las historias  porque no sabía muchos cuentos infantiles y los niños querían variedad.

Así comenzó la carrera literaria de Aída Castañeda, Premio Nacional de Literatura 2011.- La autora, de 70 años, ha publicado ocho libros y tiene listos dos más que verán la luz el próximo año.- Es una de las escritoras más leídas, y su novela “Tormenta” es considerada su obra cumbre.- Fue propuesta para el premio por la Asociación de Prensa Hondureña (APH).

Esta prolífica escritora  es originaria de Gracias pero muy joven se trasladó a vivir a Juticalpa, ciudad de la cual era originario su esposo.- Nunca pensó en ser escritora, hasta los 40 años fue ama de casa y confiesa que el Premio Nacional de Literatura fue una gran sorpresa.

¿Cuándo empezó a escribir?
A la edad de 15 años empecé a hacer poemitas para algunos enamorados, tenía 17 y escribía poemas a mis compañeras, hacía dramatizaciones y se las leía, era famosa en el Instituto Central, así empecé pero no es ahí donde me inicio sino contándoles historias a mis hijos, les conté todos los clásicos que sabía pero llegó un momento en que ellos ya no querían esos cuentos porque solo me sabía como cuatro y me decían: “mamá, queremos otro”, entonces decidí inventar mis propias historias, las escribía  porque mi hija me decía: “contame otra vez el de ayer”, como siempre he tenido memoria frágil, dije: yo voy a escribir estos cuatro cuentos que le gustan y los guardé en un rollito de papel.- Quince años después mi esposo los descubrió y muy contento y emocionado me felicitó y me dijo que tenía madera de escritora y me tiré una carcajada tremenda…

¿Él fue quien la animó?

Yo me sentía un poco frustrada porque mi padre me obligó a estudiar para Perito Mercantil, entonces un día con gran decepción agarré el título y lo coloqué en la cocina porque pensaba que solo servía para cocinar, había una gran frustración en mi alma.- Cuando él descubre los cuentos me dijo: “tienes madera de escritora y estás desperdiciando tu talento en esa cocina, escribe un libro que eso te va a dar gloria”…

¿Y qué hizo usted?
Él me dijo que le diera forma y buscara a  alguien entendido.- Yo estaba mal en ortografía, había una profesora que había ganado como Maestra del Año y le llevé mi primer libro “Senderos de la Infancia” que tiene 26 cuentos, y me dijo: “esto tiene que ser un libro para niños”…..

¿Cuándo se publicó?
Yo estaba desorientada, me consideraba ama de casa, no conocía una imprenta, vivía en Juticalpa, no conocía escritores, encontré un escritor en Juticalpa, Darío Euceda, me felicitó y me dijo, conéctese con Guillermo Codrigton y él la va a llevar al ministro de Gobernación que era don  Felipe Elvir Rojas.- Lo fui a buscar sin conocerlo,  le caí bien y le dijo a Guillermo: “ayuda a esta mujer que se le ve que tiene deseo de escribir”, siempre  les agradezco porque fueron mis mecenas.-Don Felipe Elvir Rojas lo publicó en la colección Pegaso, él ayudaba a escritores y no es que no tenía medios pero me ofreció publicarlo….

¿Y cómo se vinculó al mundo literario desde Juticalpa?

Don Guillermo me recomendó que me metiera al Grupo Ideas, ahí estaban Magda Argentina Erazo, Hena Cardona, Martha Luz Mejía y otras mujeres, yo venía a las sesiones desde Juticalpa, me presentaron a los de la Sociedad Literaria y me metí, y cuando  tuve tres libros presenté solicitud en la Asociación de Escritores.- Yo era audaz, a Alfredo León Gómez lo conocí en una librería, estaba en el parqueo y lo seguí, me le presenté y pedí que me revisara un libro”, El Tío Bernabé y otros cuentos”, y me regala un artículo en LA TRIBUNA que era una belleza y me estimuló a que escribiera novela, y fue cuando hice el intento de hacer “Tormenta” y es mi obra más exitosa…

¿En qué tiempo escribía?
Mi esposo era abogado y cuando se iba al juzgado venía como a las once y media y por la tarde se iba a las dos y volvía a las cinco y yo aprovechaba para escribir.- En ese tiempo yo me descuidé muchísimo en mis deberes de ama de casa, en la noche estudiaba y mi familia viendo televisión, yo no salía a ningún lado, a mi esposo no le gustó, ya no hacía ni postres ni nada, notó la diferencia y  entonces lo oigo decir: Prefiero mil veces una magnífica ama de casa a una escritora de 50 centavos que no va a vender sus libros; fue un reto, soy una mujer de retos, gracias a Dios soy afortunada, vivo de la literatura…

¿Vendió bien su primer libro?
Ese libro salió lleno de errores, me puse a llorar, me sentí frustrada, pusieron vaso con b labial, me fui a los pueblos más remotos de Olancho y ahí los vendí, yo lo mandé corregido pero usted sabe me salió desastroso, tenía mala ortografía pero ya la mejoré con la práctica, leyendo, compré un diccionario…

No muchos escritores aquí pueden decir que viven de la literatura…
Dicen que son muy pocos pero yo me siento afortunada porque vendo mis libros.- Son recomendados por el Ministerio de Educación, cuando sale el libro me lo compran en UNITEC…

¿Qué dijo su esposo cuando se convirtió en escritora?
Mi esposo en el fondo se sintió frustrado porque mis ganancias eran superiores a las de él.- Hubo un momento en que le dije:  vámonos a Tegucigalpa porque me está yendo bien con la literatura.- Dejó su profesión para acompañarme pero yo me di cuenta de que estaba frustrado, vivía de su jubilación, yo aportaba y me sentí una mujer  triunfadora, exitosa, me hizo renacer, la literatura  ha sido como el oxígeno de mi vida, como un bálsamo que me da aliento para seguir viviendo, no sé cuál sería el papel de Aída Castañeda si no existiera la literatura…

¿Tiene una dinámica o rutina para escribir?
Por lo general tengo que estar sola, el ruido me descontrola, escribía de noche pero me dañé los ojos, se me cayó la retina, ahora escribo de día cuando termino mis obligaciones…

¿Pero escribe a diario?
Ahorita que estoy castigada con mis ojos estoy descansando porque cuando escribo novela quedo agotada,  porque exige más aliento que el cuento, más esfuerzo…

¿Tiene nuevos proyectos?
Ya tengo los nuevos libros escritos, tengo uno de cuentos titulado “En medio del Silencio” y otro con láminas para colorear, me encanta la literatura infantil…

¿Cómo surgen esas historias?
Yo me inspiro en la sonrisa de un niño de la calle, en la mirada triste de un anciano, un perro me inspiró, en un sueño, tengo un cuento de terror que es un sueño que tuve, se llama “La valiente doña Enriqueta”…

¿Cómo es la evolución de un escritor?

Es lenta pero a medida que va escribiendo se le va viendo el avance, a los escritores jóvenes puedo decirles que lean mucho,  mucha disciplina, que sean persistentes y que escriban.- Hay un  escritor anónimo que dijo: “si quiere ser escritor, escriba”…

Hay una tendencia a pensar que los libros están en vías de extinción por la tecnología…
Es cierto y en Honduras tenemos talentos increíbles.- Ha habido un florecimiento después del 29 junio porque la gente se inspiró en todos estos sucesos  y aparecieron gran cantidad de obras con matiz literario, canciones, ensayos y novelas….

¿Los acontecimientos de junio del 2009 impulsaron la literatura?

Sí, bastante, desgraciadamente hay tendencia a bajar el nivel de lectores por los medios del progreso, pero creo que una manera de recuperar esos lectores sería hacer obras más atractivas y así podrán retomar la lectura….

¿Están sus libros en internet?

Es arma de doble filo, tengo registrados mis libros pero mi sorpresa es que aparecen en internet y no sé qué pensar en realidad porque dice “autores más leídos”, si digo quítenlos me estoy dando con la piedra en los dientes….

Y ese cliché de que el hondureño no lee…
Por lo menos los míos los leen, ja, ja, ja, no sé si es porque los obligan, yo me siento agradecida con Dios porque sé que los leen desde la escuela hasta la universidad…

¿Hay algo que lamenta?
Mis hijos están muy orgullosos pero les he pedido perdón porque los privé de mi presencia,  hasta he llorado… y eso me duele mucho…

Pero usted comenzó a escribir cuando ya estaban creciditos…
Tenía 40 años cuando mi esposo  descubrió el rollito, nunca soñé con ser escritora, por eso cuando me dijo que escribiera fue una gran carcajada, yo creí que nunca lo iba a lograr, lo hacía por travesura, pero sentí como un aletazo en mi corazón cuando mis hijos lloraban de alegría con los cuentos y me dije: si a mis hijos les han gustado mis historias ¿por qué no a otros niños?

Ellos ya crecieron, ¿qué la motiva ahora?
Yo me hago pequeñita,  siempre he tenido corazón de niña, un día hice un cuento para mi nieta, me dijo: “haceme un cuento de fantasmas” y se lo hice ahí mismo.- A veces lo hago para complacer a mis nietos pero más que todo lo hago por afición, es una  necesidad, siempre he tenido mente fértil…

¿Cómo recibió el premio?
Con gran alegría y asombro a la vez, es una  gran sorpresa, una gran responsabilidad y un compromiso para seguir trabajando con más entusiasmo.

BLANCO Y NEGRO
Qué le gusta La sinceridad
Qué le disgusta La mentira
Qué ama Mis hijos, mis nietos
Qué odia La hipocresía
En qué cree En Dios, en mi misma y en que hay gente buena
A qué le teme A un castigo de Dios
Un sueño Conservar y aumentar mis lectores con cada obra
Una pesadilla Morirme y no estar en paz con el Señor
Un personaje Mi padre, Roberto Castañeda, era pequeño pero muy sabio
Un escritor José Saramago, Isabel Allende
Un libro El Ensayo de la Ceguera, El Perfume y La Ciudad de la Alegría
Un periodista Renato Álvarez y José Ochoa y Martínez
Un presidente Porfirio Lobo
Aída Castañeda Mujer de retos, tímida y con mucho amor

Comentarios

7 Comentarios de “Aída Castañeda, Premio Nacional de Literatura”
  1. La Piruja dice:

    Respetada y admirada escritora Castañeda, siempre en el recorrido del sendero literario que ilumina las mentalidades posivas de adquirir conocimiento, saltarán a nuestro paso bichos raros como este mal llamado " Petrarca ", seres necesarios para que el vulgo siga siendo vulgo, y necesite de la luz, por ser un ente nocturno e ignorante.

  2. MIMI dice:

    Y yo casi con 70 y me encanta el rock..que les parece?verdad Aída? Felicitaciones señora de las 7 décadas..

  3. Ismar Rubio dice:

    La felicito, fuimos al Instituto Central uno o dos anyos antes que ella, pero oimos de ella. Kudos para Mayra Navarro tambien

  4. Petrarca dice:

    ¿Tiene 70 años? imposible!! ¿se habrán equivocado?

  5. El Patriota dice:

    Felicidades doña Mayra, por presentarnos a tremenda escritora….y congratulaciones a la dama dona AIDA CASTAÑEDA…Por favor siga escribiendo

  6. Mario Amaya dice:

    Buen tarbajo Mayra Navarro..por favor queremos mas de esos hondurenos tan utiles como Dona Aida Castaneda..Toda su familia ha de estar feliz ,sus amigos..Todo Olancho carajo..! tenia que ser de ese bello lugar esta preciosa dama..Felicidades..escriba mas cuentos a los ninos..{as} Honduras es suya..y tambien a la imaginacion de todos aquellos que aman los suenos como Ud.Besos y abrazos..

Explicación necesaria:

LA TRIBUNA Online respeta el libre pensamiento de sus lectores. Y por ello publica sus comentarios -- que no pasen de 500 palabras--, tal como los envían, incluso con su ortografía. Pero sugiere que se utilice, indistintamente del criterio político o ideológico de sus autores, un lenguaje que no ofenda la moral y las buenas costumbres. Caso contrario, nos obligarán a omitirlos.

Opina sobre esta nota

 
 
 
Revistas:     CHEQUE | Onda Deportiva | Vivela | Extra Entretenimiento